¿Quién me asegura si tengo 18 años y me acabo de sacar el carnet?

Ya hemos visto, en otro artículo de este blog, que no es buena idea poner el seguro del coche de un conductor novel a nombre de un familiar, por lo que hay que pensar cómo conseguir un seguro para un conductor joven sin tener que empeñar un riñón.

Una opción es poner al conductor novel como segundo conductor o conductor ocasional. Algunos seguros permiten esta práctica, de manera que un familiar es el titular del seguro, pero el joven aparece en la póliza, por lo que en caso de que ocurra un siniestro cuando el nuevo conductor lleva el coche la compañía pagará al igual que lo haría en el caso de que el conductor fuese el titular del seguro.

La figura del segundo conductor también tiene sus desventajas, ya que la aseguradora aplicará un recargo importante en la prima, aunque siempre queda lejos del precio que pagaría el conductor novel si él fuese el titular.

Otro inconveniente, es que el segundo conductor o conductor ocasional no acumula bonificación por no siniestralidad, por lo que a la hora de ponerse como titular del seguro de coche, sus años sin siniestros no contarán y pagará un seguro caro.

Aún con estas desventajas, me parece la mejor opción, debido a su menor coste, para que un conductor con el carnet recién sacado pueda conducir su coche con total tranquilidad, y esté cubierto si se produce un siniestro grave.

La segunda opción es irse a una compañía de las que ofrecen seguros específicos para jóvenes, como por ejemplo Línea Directa, bajo unas condiciones que casi siempre son las mismas, y prohíben conducir de madrugada.

Este seguro será más caro a impedirá al joven conducir de madrugada, pero como titular del seguro irá acumulando bonificación por no siniestralidad y a la larga el seguro le saldrá más barato que si hubiese estado como conductor ocasional.

Como ya he dicho, la primera opción me parece la mejor por ser más económica, pero como siempre habría que pedir precios en una y otra modalidad para elegir cual es la mejor.