Inkas Mercedes-Benz G 63 AMG, un todoterreno alemán líder en seguridad

El Mercedes-Benz G 63 AMG fue uno de esos coches que al ser presentado causó un gran impacto, especialmente entre los expertos del mundo del motor.

Se trata de un modelo en el que destaca su gran tamaño y robustez, además de una serie de añadidos que lo transforman en un verdadero monstruo.

Pues bien, parece que la idea original de este modelo no se ha quedado allí y ahora un especialista canadiense se ha encargado de robustecer aún más este coche.

Por medio del Inkas Mercedes-Benz G 63 AMG esto ya es una realidad y puede ser comprobado in situ, por los propios escépticos en torno a las palabras del canadiense.

De acuerdo a las características del Inkas Mercedes-Benz G 63 AMG, estamos frente a un coche que pese a lo que se podría pensar, es mucho más seguro que la anterior versión.

Además, es más alargado y ha sido blindado con mayor profusión que en la edición previa, que ya disponía de determinados blindajes.

Esta nueva versión ha crecido 1,09 metros para alcanzar una longitud de 5,75 metros.

Pero las mejoras no solo se han quedado en el tamaño o el blindaje, son en que también ofrece mayor seguridad a sus ocupantes.

Como no podría ser de otra forma, incluye un sistema de protección balística, cristales antibalas y un habitáculo blindado con protección B6 que, en la parte baja, nos puede proteger de la explosión de una granada o de una mina.

Como era esperar, este clase G sólo podrá ser nuestro si tenemos a mano un millón de dólares para adquirirlo, cifra que solo valdrá la pena para clientes muy especiales que verdaderamente necesiten un armazón andante.

No está de más señalar las cámaras de seguridad integradas, el sistema de iluminación auxiliar, unos asientos interiores con estilo capitán y otros añadidos como televisión por satélite, nevera y tapicería en cuero.