Lubricación y cambio del aceite del motor

Una superficie metálica, por muy pulimentada que esté y aunque parezca lisa y suave a simple vista, presenta una serie de asperezas y rugosidades que repercuten en el  rendimiento y vida de las superficies del motor del auto que están en contacto con ella. Si esas asperezas frotan otras o se presionan al entrar en contacto como ocurre en los cojines de las máquinas, se ensamblan, desgarran y trituran, de tal modo que el rozamiento desgasta rápidamente el material.

Este fenómeno absorbe tal cantidad de energía con producción de calor, que la temperatura se eleva con rapidez, lo que lleva al agarrotamiento. (También llamado gripado) de las piezas móviles, por excesiva dilatación y por fundirse las rugosidades de las superficies metálicas.

Lubricación-y-cambio-del-aceite-del-motor

Los factores que influyen en el coeficiente de rozamiento de las piezas del motor son: naturaleza, estado, Presión Y condiciones de trabajo de las superficies de contacto.

Hay tres tipos de rozamiento:

  • Seco. Produce una fricción directa entre las asperezas de las superficies, con un calentamiento el intenso en las crestas de las mismas. Da lugar a la fusión parcial de las piezas e incluso al gripado.
  • Fluido. Caracterizado por la presencia permanente entre las superficies de una fina película de lubricante (aceite o grasa), lo .suficientemente espesa como para evitar el contacto. Reduce la resistencia al deslizamiento y, por tanto, el desgaste de las piezas.
  •  Semiseco. Cuando entre las dos piezas se interpone una delgada película de aceite monomolecular que, más que lubricar, realiza un engrase untuoso.

Si no existiera rozamiento, el movimiento continuo sería realidad. En la práctica, se procura reducir a la mínima expresión, para lo que se recurre al engrase o lubricación cuya misión es reducir al máximo el coeficiente de rozamiento, o lo que es lo mismo, la resistencia Aun así, existe rozamiento con producción de calor, pero la temperatura y la fuerza se encuentran dentro de los límites tolerables. Esta resistencia podría reducirse aún más sustituyendo el rozamiento por el rodamiento, mediante cojinetes de bolas o rodillos.

La función de engrase del motor es interponer entre los órganos mecánicos sometidos al rozamiento una película de lubricante, sólida o liquida, que reduzca las fuerzas de rozamiento y evite pérdidas de potencia; evacue el calor generado por las piezas en movimiento; preserve las piezas del desgaste y de la corrosión; elimine las impurezas y sobrantes, y por último, contribuía a la estanquiedad efectuando una acción de sellado.

Por estas razones es importante preocuparnos por el cambio de aceite de nuestro auto, en los siguientes artículos estaremos informando sobre tipo de aceites entre otros.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>