BMW y Volkswagen obligan a ampliar la red de carga rápida

 

Como se debilitan las ventas de vehículos eléctricos, los fabricantes de automóviles están empezando a solucionar uno de los mayores obstáculos para su aceptación más amplia: la falta de estaciones de recarga.

El jueves 22 de enero, BMW y Volkswagen anunciaron un plan para instalar 100 estaciones de recarga este año, las estaciones estarán en la costa Este y Oeste de los Estados Unidos de América. Estas estaciones de recarga rápida siguen el ejemplo de la carretera interestatal 95. Las estaciones serán parte de una red de rápido crecimiento dirigida por ChargePoint (más grande) y es compatibles con casi todos los vehículos eléctricos del mercado.

BMW y VW están acompañando la estrategia de Tesla Motors, que tiene su propia red de cargadores de alta velocidad en el corredor noreste de California, pero sus propios conectores de recarga sólo funcionan con sus coches de Tesla. Algunos analistas, sin embargo, advirtieron que incluso 100 nuevas estaciones es muy poco para proporcionar la infraestructura necesaria para garantizar la amplia penetración de los coches eléctricos.

“Hay más de 100 estaciones de gasolina en Santa Mónica,” dijo Eric Lyman, Senior Analyst de TrueCar. “Será extremadamente difícil alcanzar el nivel de comodidad de la gasolina, que es un sistema que se ha desarrollado en más de un siglo colocando estaciones en casi todas las esquinas comerciales”.

Aún así, los fabricantes de automóviles, se enfrentan a estrictos mandatos federales para aumentar la eficiencia de combustible y reducir las emisiones de carbono, tienen poco más remedio que seguir adelante. En 2025, la economía de combustible promedio corporativa debe ser por lo menos 54,5 millas por galón, muy por encima de la media actual de 25 millas por galón.

Sólo unos 120 mil vehículos fueron vendidos en los Estados Unidos el año pasado, un aumento del 20 por ciento con relación al 2013, pero una pequeña fracción de los 16,5 millones de vehículos vendidos a nivel nacional.