Qué es un coche híbrido

Un coche híbrido es un vehículo que combina dos motores de distinta alimentación. Por una parte encontramos un motor de combustión interna (alimentado mediante gasolina o gasóleo) y un segundo alimentado eléctricamente.

El motor eléctrico complementa al de combustión y viceversa, sumando ambas potencias. No obstante, uno de los mejores beneficios que nos encontramos es que gracias al movimiento, podemos alimentar el motor eléctrico. Un ejemplo con el que lo podemos entender mejor este funcionamiento es compararlo con la dinamo de la bicicleta. Gracias al movimiento del vehículo producido por el motor de combustión, vamos generando una energía que antes se desperdiciaba, pero ahora se aprovecha como ayuda para el mismo motor.

Por ello, mientras vamos funcionando con el motor de combustión conseguimos recargar las baterías del motor eléctrico. Eso sí, en los momentos en los que el vehículo va sobrado de potencia, es decir, cuando nos movemos manteniendo la velocidad en llano, cuando vamos bajando una cuesta pronunciada, etc.

Gracias a ello, toda esta energía que antes se desperdiciaba ahora pasa a aprovecharse completamente, además de que no es necesario enchufar las baterías para recargarlas. Mucha gente piensa que los híbridos también se conectan para recargarlos, pero no es así, ya que, como hemos comentado, se retroalimentan gracias al motor de combustión. Los que si hay que conectar a la red para realizar la recarga son los que sólo cuentan con un motor eléctrico.

Cuando circulamos a velocidades reducidas y nuestras baterías están suficientemente cargadas, se desactivará de forma automática el motor de combustión y entrará en funcionamiento el eléctrico, reduciendo el consumo del vehículo a 0 litros.