Auto clásico Alfa Romeo 6c 2500 época 40

El Auto Clásico Alfa Romeo representa con uno de sus modelos una determinada época, la de los años 40. En ese entonces la fábrica italiana únicamente construyó el 6C-2500.

Preguntémonos por qué diseñó un solo modelo la respuesta no demora en llegar. Al igual que la mayoría de las compañías se vio afectada por la Segunda Guerra Mundial. Antes de que estallara el conflicto desarrolla durante 1939 el 6C-2500 que sin dudas hoy en día constituye un clásico. Se destacó principalmente por su estilo refinado, señorial pero a la vez con un toque deportivo inconfundible, propio de los coches Alfa Romeo. Esta versión pasó a representar el último avance de la serie 6C. Se destacó en sus versiones turismo, deportivo y superdeportivo. La manera de recuperar esta joya es simbólica y vale la pena. Dejó de fabricarse en 1950 para dar lugar a otros modelos que se adecuaran a los cambios que se avecinaban. Fue icono de una década y parte de la historia de muchas familias.

Detalles de un deportivo.

Detenerse en esta etapa no es capricho. Dentro de la variedad de los 6C-2500 el que más éxito tuvo fue el modelo super sport. Alfa Romeo presentó esta versión para participar de un concurso de diseño. El nombre de este modelo SS Villa d’Este es en honor al nombre del concurso donde se proclamó ganador. No es para menos. La estética que tiene es superadora de cualquier otro modelo de la época. Es una pintura. Y uno de los detalles por los cuales mencionamos esta máquina es porque dispone de un capó en V. Paradójicamente se trata del mismo diseño que presenta el modelo Alfa 147. Inspirado en aquel, el modelo actual lo exhibe a las nuevas generaciones de conductores. Se trata de revalorizar lo que tuvo éxito, de homenajear lo que dio buenos resultados. Es un modo de mantener vigente, aunque sea un detalle de una época diferente.

Las formas del 6C-2500.

Cuando vemos un Alfa Romeo 6C-2500 admiramos su belleza estética. Pero también recalamos en sus detalles más íntimos. Se trata de un coupé de dos asientos. Se usó para competición. Alcanzaba una velocidad máxima de 200km/h. En 1950 Fangio participó con este deportivo en la 17ª carrera Mille Miglia donde quedó en tercer lugar. Hagamos ahora un recorrido por su estética. Por fuera tiene una belleza inigualable. Las líneas de sus laterales marcan una dinámica expresionista única. Su paragolpes delantero con el grupo de faroles cierra perfecto junto al radiador típico Alfa. La parte trasera curvilínea se acerca al suelo. Sobre el final el paragolpes tiene un recorrido doble, al igual que en el frontal y auspicia como cierre del diseño y protector de golpes. Poder mirar uno de estos Autos Clásicos es una verdadera maravilla.